Lo peculiar de «deber + infinitivo» y «deber de + infinitivo»

Mucha gente se encuentra con el, al parecer, obstáculo insalvable de distinguir los usos de «deber + infinitivo» y «deber de + infinitivo» hasta el punto de llegar a emplear únicamente el segundo para todo —lo cual hace llorar a quien escribe estas líneas por un motivo que se verá más adelante—. Sí, uno es para obligaciones y otro, para suposiciones. Sin embargo, a veces, no se está seguro de cuál o, sencillamente, la incultura ocupa más lugar en el cerebro que un par de palabritas de nada.

Pues en este caso hay una solución curiosa. Resulta que, siempre según la Real Academia Española, «deber + infinitivo» engloba todos los significados posibles de ambos tipos de construcciones —en otras palabras, lo contrario de lo que hace la mayoría de la gente—. Con lo cual, si siempre se utiliza «deber + infinitivo», nunca se cometerá un error, sea obligación, sea suposición, sea que uno no se acuerde ni de lo que comió ayer.

DeSousaApprovesThis

Anuncios

Crisis entre los dignatarios

Por petición, la dosis de hoy versa sobre personas con cargos importantes. Personas a las que, últimamente y para muchos, cada vez menos se las tiene en un pedestal. Debe ser cosa de la crisis.

Al tema. Hay varios sustantivos que designan títulos nobiliarios, cargos públicos y similares, como «rey», «papa», «presidente», «infanta», etcétera. Estos, en determinadas circunstancias, podían —aunque nunca era obligatorio— ir con mayúscula. No obstante, con los cambios recientes en la lengua española —¿influenciados por la crisis?—, ya jamás se escriben con mayúscula inicial en ningún caso. No importa que se refieran a la familia real de España, al mayor cargo religioso o al líder de una república bananera con más ego que sirvientes. Es completamente incorrecto escribir, por ejemplo, *el Rey Juan Carlos I. Debe ser el rey Juan Carlos I.

Una consideración, sin embargo. Se debe ir con ojo a la hora de consultar el DPD en línea, puesto que a día de hoy, 3 de abril de 2013, todavía no está actualizado conforme a los cambios de 2009 y 2010. Por tanto, se sigue reflejando la norma anterior bajo el apartado 4.31 del artículo temático «mayúsculas».

DeSousaApprovesThis

Frustrante, sobre todo

Un «sobretodo», escrito todo junto, es una prenda de vestir. Solamente significa eso. Insisto, solamente significa eso. Vuelvo a insistir en que solamente significa eso. Creo que hace falta insistir otra vez en que solamente significa eso. Remarco con tesón que solamente significa eso.

Para la locución verbal con significado que equivale a «especialmente», que es el uso mayoritario, se escribe separado: «sobre todo». Siempre se escribe separado con ese uso. Resulta imperativo decir que siempre se escribe separado con ese uso. Es menester indicar que siempre se escribe separado con ese uso. Burla, burlando, diré que siempre se escribe separado con ese uso. Llueva o nieve, siempre se escribe separado con ese uso.

Es tanta la frustración por el desconocimiento tan generalizado de esta sencillez —sobre todo en España estos últimos años— que solo queda confiar en que algún día se destierre esta tendencia.

DeSousaApprovesThis

Los bastardos no son tan malos, ¿no?

Hoy toca desmontar un mito que está tan extendido como el paro en España. Día tras día se puede encontrar en series de televisión, en películas y, en ligera menor medida, medios impresos. No obstante, suele haber un denominador común: son traducciones del inglés.

En inglés, «bastard» se emplea a menudo como insulto que, al menos, resulta medianamente ofensivo para quien lo recibe. Y como, por el viejo y fiel proceso de similitud que el cerebro es tan hábil de llevar a cabo, la palabra inglesa «bastard» y la española «bastardo» son tan parecidas, pues huelga decir qué ocurre. Si acudimos al diccionario de la Real Academia, nos encontramos con que los significados que se recogen no son tan ofensivos como parece, y mucho menos muy útiles como para enmascararlo de insulto. Y es que hay veces que se debe andar con ojo. Sí, prácticamente la mayoría de las acepciones inglesas de «bastard» son equivalentes al «bastardo» español, pero se debe caminar con pies de plomo cuando el contexto y la función de la palabra no es la misma —como, por ejemplo, en expresiones, formas de hablar, jerga, insultos, etcétera—.

Sea como sea, el equivalente más cercano en español al sentido ofensivo del «bastard» inglés es «cabrón», aunque la carga ofensiva puede vacilar entre idiomas dependiendo de la situación.

DeSousaApprovesThis

Un inglés, un francés y un español entran en un bar y…

Esta entrada habla del, probablemente, error más extendido de la lengua española entre la población joven, rivalizando a todo trapo con el de tildar «ti». Y el error es tal que es común verlo en películas, en series, en el cuerpo de noticias impresas o en línea, en novelas y en videojuegos, tengan de lengua de origen el español o sean traducciones —y, puesto que las personas responsables en ambas opciones se ganan la vida con esto, no debería ser muy aceptable que digamos; en el caso de los títulos, sin embargo, es otra historia, ya que no siempre tienen el control sobre ellos—. ¿Un ejemplo? El programa de televisión Urgencias bizarras, que trata sobre enfermedades o situaciones médicas extrañas y atípicas.

Imaginemos que un inglés, un francés y un español entran en un bar. En vez de pedir algo en la barra, cada uno grita que es bizarro. Al único al que entenderían de otra manera sería al español, y no porque sea de esa nacionalidad —que también, ya que los hablantes de esta lengua tienen menos interés en hablar y escribir bien que los de las otras dos; se debe a una serie de factores de todo tipo, que se podría resumir en una palabra: cultura—, sino por el significado. Y es que, gracias una vez más al influjo del inglés tan adorado por las masas hispanas, creemos que «bizarro» significa lo mismo en inglés y en español. Ahí es donde hacemos el canelo. La anécdota del bar acabaría de la siguiente manera: al inglés y al francés —«bizarro» sí comparte significado entre estas dos lenguas— los mirarían con recelo porque han dicho que son raros, mientras que al español lo aplaudirían porque ha dicho que es valiente.

Para resumir, en español «bizarro» significa ‘valiente’. ¿La explicación? Simple: el «bizarro» español procede de la lengua italiana y no del inglés o el francés. Emplearlo con el sentido de rareza o extravagancia es incorrecto. ¿Que Urgencias bizarras quizás aluda a que los doctores son audaces en su labor? Lingüísticamente factible, pero dudo horrores que fueran por ahí los tiros que dan pie al título.

DeSousaApprovesThis